Uno de mis poema

Mi querida amiga Noelia Illán, miembro de La Galla Ciencia, ha publicado un mi poema «Pliego de voluntades» en su blog: http://noeliaillan.lagallaciencia.com/. No puedo estar más orgulloso y contento.

Este mismo poema ha sido incluido en el número 17 de El Manifiesto Azul, que edita anualmente el Colectivo Iletrados de Murcia.

Muchas gracias a todos.

Anuncios

La Nieve

Uno no puede presumir de oficio de escritor, ni de poeta. Para ser escritor hay que tener carretera hecha, gastar kilómetros de tinta. Para ser poeta… ¿quién sabe? Estos días han cuajado, después de mucho tiempo en secano, unos pocos versos. Como no irán a parte alguna, los comparto.

nieve en alicante

Seguir leyendo “La Nieve”

Llámame loco

libros-ee-uu-guia-diferente-960x430

Después de unos años usando y siendo casi apóstol de los libros electrónicos, regreso al redil con la cabeza gacha y con aires de hijo pródigo: amo el libro en papel. Por todas las tonterías y locuras que lo rodean. Porque adoro abrir un libro y hundir mi nariz en el hueco que se abre entre dos páginas y olerlo. Porque me gusta pasar horas leyendo los títulos en los lomos de una librería y maldecir la falta de tiempo y de dinero. Porque me gusta que las manos se queden ásperas después de manosear los ejemplares en una librería, propia o ajena. Porque me gusta prestarlos, pedirlos prestados, olvidarlos, perderlos y reencontrarlos. Porque me gusta leerlos y conforme leo saber (no ser informado de ello, sino saberlo a ciencia cierta) cuánto queda para se acabe y así demorarme o darme más prisa. Porque me encanta encontrar una portada que me resulta conocida. Porque adoro perderme entre las montañas de libros viejos de un mercadillo o de una almoneda. Porque me puedo concentrar mucho más en el papel que en la pantalla. Porque no me resisto a rayar las líneas que me parecen más interesantes, incluso maltratar con amor aquellas ideas que no quisiera olvidar por nada del mundo. Porque me gusta leer y me gustan los libros. Son poco prácticos, resultan caros, acumulan polvos y ocupan espacio. Pero me gustan. Llámame loco.